MidnightSunners

Un foro hecho por y para fanaticos de la Saga Crepusculo
 
ÍndiceÍndice  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  Conectarse  

Comparte | 
 

 Mi historia! ATP SS

Ir abajo 
AutorMensaje
Naty!

avatar

Cantidad de envíos : 37
Edad : 25
Fecha de inscripción : 26/01/2008

MensajeTema: Mi historia! ATP SS   Dom Ene 27, 2008 11:50 pm

RR: Esta historia es pura ficción. Los personajes pertenecen a Stephenie Meyer, con quien no tengo ninguna conexión, y las marcas registradas son propiedad de sus respectivos dueños. Ninguna parte de esta historia puede ser reproducida o reutilizada sin autorización
Los personajes son todos los mismoo de la saga Crepúsculo!
Contiene Spoilers de Luna Nueva.



Capitulo 1: Adiós
Mis pasos se fueron haciendo cada vez más lentos a medida que llegaba a donde yacía mi padre con un montón de gente alrededor.
La verdad es que no se quienes se encontraban allí. Lo único que hice fue observar la tumba de mi padre ya colocada para enterrase, y apretar cada vez mas la mano de Edward sin importarme lo que piensen los demás. Era como si fuera a lanzarme con el y morir a su lado, pero al mismo tiempo no quería, quería quedarme con Edward. Ni siquiera preste atención a las palabras del cura.
Jacob se retiro después de pedir disculpas, y se coloco al lado de su padre, quien fue al único que me lo quede mirando un largo rato. También lloraba y cuando vio a su hijo le tomo de la mano y no se la soltó mas. Luego volví a bajar la vista y mis ojos vagaron a la cruz de Charlie.
Charlie Swan.
1956-2007.
No podía creer que vaya a tener que visitar este lugar todos los días. O cuando pueda. Me sentí un poco culpable por no haber organizado nada, aunque les estaba agradecida a los que lo hicieron. Espero que me hayan entendido.
Mis lágrimas corrían por mi rostro sin problema alguno. Y lo hacían en silencio, aprovechándose de la tristeza de los demás...y en ese momento, supe que todo cambiaria, que ya nada seria igual. No volvería a verlo, ni a escucharlo, ni a poder compartir mis decisiones con él. Se había ido...lo acepte, mientras miraba la tumba de mi padre, mientras recordaba, mientras intentaba imaginarme lo que pasaría, mientras sentía que una herida se abría paso en mi corazón, mientras sentía una soledad, una soledad que lastima, una soledad que nadie desea experimentar.
Pero lo acepté, lo entendí, y eso me dolió mucho más. A veces entender las cosas que uno intentaba desechar de su mente, duelen mucho. Muchísimo.
-Amen- dijeron todos a coro, haciéndome entender, también, que todo había terminado, que ya no habría marcha atrás, que ya no habría forma de volver a verle, a escucharle...
El cajón empezó a bajar hacia donde nadie quería que se valla, abriéndole las puertas del lugar mas deseado y a la vez menos experimentado de todos. El cielo. En realidad, nadie sabe si existe o no. Pero cuando uno pierde a un ser querido, quiere lo mejor para él, y en esos momentos uno desea que exista aquel paraíso del que muchos hablan, y se preparan para decirle...adiós.
Soporte un montón de abrazos, palabras de tristeza y consolación, ruidosas lagrimas, murmullos...pero lo único que quería era que me dejen sola con mi padre, para poder hablarle, poder despedirme de él como era correcto.
Al final, se fueron todos. Jacob y su padre se despidieron también con lágrimas en los ojos y dirigían miradas de odio hacia Edward, aunque este miraba al piso o a veces alzaba el rostro para observarme.
Supuse que Billy lo hacia porque realmente creía todo lo que su hijo me había contado, y las miradas que iban y venían de Jacob...pues, la verdad es que solo esperaba que fuera por bronca al no poder estar conmigo. Aunque, claro, podría haberse quedado.
Le pedí a Edward que se fuera para su coche y que me esperara allí.
Me incline sobre su tumba, dejando que el barro me ensuciara el vestido. Y empecé lo que nunca me hubiera gustado hacer: Despedirme.
Me puse las manos sobre el rostro y empecé a ver mis lágrimas cayendo sobre el piso mojado. Tome las rosas blancas que había comprado a la entrada del cementerio y se las lance. Para que siempre tenga una compañía. Un recuerdo. Así como yo iba a tener el suyo. Verlo ahí, sentado en la sala de estar, mirando televisión. En la cocina comiendo la comida que yo, con tanto amor, le había preparado. Esperando a que me preguntara algo. Subiendo las escaleras con cansancio, después de un día abrumador de trabajo. Y, por fin, en su cuarto. Acostado, disfrutando de un calmado sueño, entre las sabanas color miel, con sus suaves ronquidos que llegaban hasta mi habitación. La única diferencia es que, ahora, ese sueño duraría para siempre y seria mucho, mucho mas profundo. Su piel áspera, cuando me tomaba de la mano para cruzar la calle, sus dientes casi perfectos cuando me sonreía, sus ojos marrón oscuro llenos de felicidad cada vez que contemplaba lo feliz que éramos juntos. El avancé de sus arrugas con el pasar de los años... Por ultimo, recordé aquella vez que había llovido mucho y salimos a chapotear en los charcos formados en los agujeros de las calles y como nos salpicábamos, riendo juntos y felices.
No se cuanto tiempo estuve allí sentada, pero, de repente, Edward estaba a mi lado.
-Ya es tarde. Esta oscureciendo y tu deberías de comer algo. Podrás volver mañana y....
No escuche más. No porque no tenia ganas, sino porque mi mente se encontraba en otro lugar. Sentí como Edward me sacudía el hombro, debería de haber estado esperando mi respuesta. Pero no podía responderle. Lo único que quería hacer era quedarme allí sentada mirando a mi padre agarrándome de la mano y no dejarle ir.
Sentí que me levantaban del suelo y me hacían caminar. Me alejaban de él, y yo gritaba "¡No!, déjame, Quiero quedarme con él."
Y de repente Charlie desapareció. Mi mano ya no tocaba nada. Me quede mirando hacia atrás, esperando a que mi padre regresara y me defendiera de ese intruso que trataba de apartarme de su lado. Pero no regresó. Me dejo sola. Permitiendo que mis lágrimas sean cada vez más gruesas y dejando que alguien me llevara hacia un lugar que no conocía. Y yo tampoco era capaz de defenderme. Ya nada importaba. Charlie me había dejado. Me consolé con la idea de pensar que él me había dejado sola porque sabía que no me iba a ocurrir nada, que estaba a salvo. Caminando por el pasto verde, sin vida, viajando alrededor de personas vestidas de blanco que me decían que mi padre estaba bien. Me encontré cayendo dentro de un poso sin fondo, negro como la tinta. Gritándole a mi padre que no me dejara, ya que su sonrisa se iba desvaneciendo a medida que me iba más, y más abajo. Y alrededor mío flotaban los recuerdos, cada vez mas olvidados. Imágenes, palabras, miradas, lagrimas, luces, y al fondo de todo, con una brillante que te impedía mantener abiertos los ojos, la cara feliz de mi padre, diciéndome...Adiós.



bueno...yo se que es trsite, pero después viene mejor!!
Espero les guste!*/

Naty!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://fotolog.com/ojossdoradoss
Luniz_Cullen

avatar

Cantidad de envíos : 15
Fecha de inscripción : 28/01/2008

MensajeTema: Re: Mi historia! ATP SS   Lun Ene 28, 2008 12:29 am

Sabes que me encanta Naty U_U seguilo Smile que en mi foro lo dejaste abandonado Sad
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://fotolog.com/cullen_luniz
LudeCullen
Moderadores
avatar

Cantidad de envíos : 62
Edad : 26
Localización : Lincoln
Fecha de inscripción : 23/01/2008

MensajeTema: Re: Mi historia! ATP SS   Lun Ene 28, 2008 1:17 am

No, no es DEMASIADO! jaja mucha perfeccion en la manera de escribir..
me llegaste al corazcón.. dios.. no me recupero aún jaja..
Seguilo por favor! Smile
beso!
LudeCullen
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/crepusculo_tw
Naty!

avatar

Cantidad de envíos : 37
Edad : 25
Fecha de inscripción : 26/01/2008

MensajeTema: Re: Mi historia! ATP SS   Mar Ene 29, 2008 8:09 pm

bueno gracias ^^
me alegra q les haya gustado!
y perdon luniz pero es q lo modifike y era mucho lio... Razz

aca la sigo:
Capitulo 2: Dolor.
Abrí los ojos, y todo era diferente. A diferencia del otro lugar, este era blanco como las paginas de un libro recién imprimido, y tampoco tenia recuerdos. Había un silencio absoluto, y un olor que no puedo describir.
-No lo se- estaba diciendo alguien que de seguro se encontraba muy cerca mío- No reaccionaba, solo me decía que no lo alejara de él. Miraba hacia atrás estirando la mano, como si quisiera agarrar a alguien. Y lloraba, lloraba muchísimo. Hasta cuando estaba aquí, dormida, veía que le caían lágrimas de los ojos.
-Debe de haberle dolido muchísimo- dijo ahora otra voz. Otra voz igual a la de un ángel...
-Si. Espero que lo pueda superar.- en esta ocasión, logre identificar la voz de Edward, pero la otra voz aun era una incógnita.
En ese momento, se percataron de que mis ojos estaban abiertos.
-¿Bella?- pregunto Edward un poco preocupado.
-Buenos días, Bella- hablo, ahora, la voz del otro ángel mujer.
Gire mi cabeza hacia donde ellos se encontraban, aun desorientada, y allí la vi a Esme, tan tranquila como siempre.
Me la quede mirando con expresión ausente, incapaz de contestarle. Edward permanecía más lejos de mí, ya que Esme se había adelantado unos pasos para hablarme. De repente, Esme giro la cabeza hacia Edward, quien respondió a su mirada de preocupación y frunció el ceño a las palabras que yo era incapaz de identificar.
-Bella- me rogó Esme- necesitamos que nos respondas. Necesitamos saber si estas bien, si puedes reaccionar.
Mire a Edward una vez más. Tanto el como su madre esperaban mi respuesta. No sabia que hacer. Quería decirles que todo iba bien, pero no me salían las palabras. Empecé a mover los labios, pero no encontré la voz. Los dos alzaron las cejas y agudizaron los oídos. Pero, de repente, me vino a la mente la imagen de la cruz de mi padre, y sentí como me retorcía para tratar de olvidar todo eso. Los dos se alarmaron muchísimo.
-¡¿Bella?!- me grito Edward quien dio unos pasos hacia mi. Pero no pudo seguir, ya que Esme puso su mano sobre sus costillas para detenerlo.
No sabia como era consiente de esto, ya que me seguía retorciendo. La imagen se fue de mi mente en cuanto escuche las palabras de Esme:
-Bella, cariño, todo va bien. Nosotros estaremos contigo para lo que necesites. No tienes porque sufrir. Se que te dolió muchísimo lo que paso, pero quiero que sepas, que tanto yo como mi familia, te ayudaremos a superarlo. Tranquilízate. Necesitas calmarte, por favor.- Me rogó con sus ojos desesperados.
En ese momento, me largue a llorar y me senté en la cama. La rodee con mis brazos al tiempo que apoyaba mi cabeza sobre su hombro y cerraba bien fuerte mis ojos. Al principio se sorprendió, pero luego me devolvió el abrazo con mucha fuerza, mientras me acariciaba la espalda con su suave y dulce tacto.
Me recordó muchísimo a mi madre, y esto hizo que mis lagrimas salieran con mucha mas fuerza y empezaran a salir sonidos de mi pecho.
-Ya paso, todo va a ir bien. Tranquila.- me repetía una y otra vez para intentar calmarme.
Una vez calmada, desate mi presa de alrededor de su cuello y me estire hacia atrás para poder ver su expresión. Una sonrisa le daba más hermosura a su rostro.
-Gracias- logre decirle con la voz aun quebrada.
-No tienes porque agradecerme.- me dedico otra gran y deslumbrarte sonrisa- quería visitarte y ofrecerle una mano a Edward.
-¿Donde estoy? ¿Que hago aquí? ¿Que fue lo que paso?- pregunte mientras miraba mi sucia ropa de velorio envuelta, aun, en las sabanas blancas de aquel lugar.
Edward se acerco a mi lado y clavo su potente y dulce mirada en mis ojos.
-Estas en el hospital de Forks. Entraste en un estado de shock-me contesto mientras alzaba su mano para apartarme el pelo de la cara- llevas aquí solo unas 18 hs. Tuvieron que sedarte porque, no se como explicarlo, tenias....algo así como ataques. Cuando por fin lograron calmarte te quedaste profundamente dormida, a excepción de las pocas lagrimas que aún caían por tu rostro.
No quería recordar el porque del caer de esas lagrimas....esos recuerdos, esas imágenes, esas palabras...
-¿Podemos irnos ya?- pregunte ignorándole mientras me sacaba de encima las sabanas.
-Supongo que si- dijo Edward. Él y Esme me ayudaron a bajar de la cama agarrándome de los brazos. Me tambalee un poco, pero pude mantenerme parada. Cuando estábamos ya en la puerta, empecé a caerme para atrás, pero claro, tenia dos fuertes brazos sosteniéndome así que no llegue al piso. Debo agregar que no me desmaye solo porque no quería entrar en ese mundo oscuro que me invadía. Justo en ese momento, otro ángel entro en la habitación,
-¿Adonde creen que van?-dijo con todo bromista- Bella, me temo que no podré dejarte ir hasta que no hayas tomado y comido algo. Tienes las defensas muy bajas.
El doctor Carlisle Cullen. El ángel modelo del hospital. Me condujeron devuelta a la camilla, sin taparme con las sabanas esta vez. Levantaron la camilla hasta que quede sentada, y cuando me estaba acomodando mejor, entro una enfermera con una bandeja de comida. Un jugo de naranja, puré, sopa y una manzana.
Al principio no me apetecía comer nada...lo cual era extraño, hacia días que no comía nada. Pero la mirada preocupada de Edward me ponía nerviosa, así que me comí todo lo que había en la bandeja sin quejarme de nada.
-Parece que si tenías hambre- dijo Carlisle cuando ya hube terminado. Le dedique una sonrisa con carita de nena inocente, o eso creí yo. Luego volvieron a tomarme de los brazos y me condujeron hacia el volvo de Edward.
Una vez en casa de Charlie, Esme se despidió de nosotros llevándose el auto, ya que Edward iba a quedarse conmigo todo aquel día.
Entre a la casa....y la sensación fue horrible. Otra vez esos recuerdos, que parecían haber quedado gravados en mi, me invadieron y quede paralizada en medio del salón con las lagrimas cayendo otra vez. Sentí el frió brazo de Edward por la cintura, pero no me volví a mirarle, me quede observando aquella habitación en frente a las escaleras... ¿que iba a ser de ella?
-Vamos Bella- me susurro Edward mientras secaba mis lagrimas- debes ser fuerte. Tú podrás superarlo. Ya veras como todo va a ir bien.
Me calme un poco. No quería que volviera a preocuparse por mí y terminar comiendo la comida del hospital otra vez. Seque mis lagrimas y me dirigí hacia la cocina. Él se sentó en una silla y yo me dirigí a limpiar la cebolla que días atrás había dejado abandonada encima de la tabla para cocinar. Luego decidí llamar a René...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://fotolog.com/ojossdoradoss
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Mi historia! ATP SS   

Volver arriba Ir abajo
 
Mi historia! ATP SS
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» El mejor altavoz de la historia
» HISTORIA DE DOS TESOROS D3ESWCUBIERTOS CON EL DEEPERS
» LA HISTORIA OCULTA DE LA RAZA HUMANA.
» Cual creeis que es o ha sido la mejor B&W de toda la historia de la Serie 600.
» historia de los bucaneros.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
MidnightSunners :: El Arte de Los Fieles :: Fan Fics-
Cambiar a: